El Juguete, Oportunidad para el Deseo (Parte1)

Todos deseamos. Desear es una actividad constante en nuestras vidas. Tal vez esta sea la razón por la que el deseo ha sido un tópico persistente en la historia del hombre. Aristóteles describió al deseo como “un apetito del placer”1. Como apetito, impulsa acciones, las motiva. El deseo se convierte en un motor de acciones. De ahí que el filósofo afirme que el razonamiento no movilice el pensamiento si no hay deseo. La consumación del deseo apela a la voluntad del sujeto y a su libertad para encaminar nuestras acciones en un sentido. En este trabajo tomamos uno de tantos sentidos posibles en que podemos orientar nuestras acciones: el de la creación y adquisición de los llamados juguete de diseñador.

astronof
Creative Commons License Photo Credit: Riccardo Bandiera via Compfight

Todos Jugamos

El juguete es un objeto que se vincula al acto de jugar, a partir de esta relación, el juguete se vuelve un percutor del juego, lo cual permite a su portador una relación de entretenimiento. Esto abre una diversidad de formas y características en el juguete, que puede ir desde el usar una caja de cartón por un niño hasta incluso la conducción de un auto deportivo construido de fibra de carbono. En los puntos intermedios de este rango, el juguete explora las características de sus diferentes contextos como el cultural, el histórico, ideológico, y tecnológico, por citar algunos. Estos aspectos modulan la forma que tendrá el juguete, así como su manera de ser utilizado o consumido.

Algunos juguetes llegan a formar colecciones, la valoración de sus poseedores rebasa la de un producto simple que para otro público puede ser el juguete convencional. Sin embargo la pieza solo es valiosa para quien la posee, e incluso esa valoración se extiende al grupo de personas que la entiende como una pieza cargada de significados íntimos y colectivos.

Pero entonces ¿Qué condiciones se cumplen para que un juguete tenga una valoración extra a la de la concepción por la cual fueron creados?

Para entender el valor extra, hay personas que tienen que decidir entre ir al médico por alguna molestia o comprar un juguete. Y muchos optan por el juguete. Esta es una cuestión que no parece racional. Por ejemplo Alejandro Villalobos2 a este respecto dice:

¡Hijo! no debería decir eso, pero prefiero comprar una pieza [que ir al médico], a lo mejor de la felicidad me curo.

Prefieren adquirir la pieza, a su juicio la dolencia puede ser pasajera pero la oportunidad de adquirir la pieza no.

Donald Norman Psicólogo cognitivo en su libro “El diseño emocional”3, escribe sobre la pertinencia de los valores emotivos, de los productos y objetos de diseño. Expone la relevancia de la emotividad en las decisiones que tomamos en al vida cotidiana. Esto podría ayudar a descifrar porque el hacer o adquirir algo que nos gusta, nos emociona y satisface más que visitar al medico y mejor aún hacernos olvidar o incluso minimizar nuestro malestar.

Por: Carolina Robles Salvador y Roberto García Madrid


  1. Aristóteles. Retórica. Editorial GREDOS. España 1999 1370a16.
  2. Entrevista personal a Alex Villalobos Diseñador de la Comunicación Gráfica y diseñador de juguetes. Aplicada el 29 de junio de 2007.
  3. Cf. Norman, Donald. El diseño emocional. Ediciones Paidos Ibérica. Barcelona, 2005 Passim.

This entry was posted in Art Toys and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to "El Juguete, Oportunidad para el Deseo (Parte1)"

Leave a reply